10 palabras tóxicas que debes eliminar de tu vocabulario

Muchas veces ponemos palabras en nuestra boca que no aportan nada bueno, estas solo atraen a nuestra vida cosas malas y después nos quejamos de nuestras experiencias, las palabras son acciones que lanzamos al aire y que vienen a nosotros como una especie de metal a imán.

Esta va formando una huella verbal que para eliminar cuesta mucho, si nos programamos neurolinguisticamente, seguro que muchas cosas en la vida van a cambiar, somos lo que pensamos y lo que decimos.

Las palabras que salen de nuestra boca acaban por convertirse en una verdad absoluta, por eso debemos tener cuidado de lo que decimos y de lo que pensamos, sustituye estas palabras por amor, poder, felicidad, alegría, abundancia, cariño, etc.

Verás que a medida que vayas cambiando y eliminando estas palabras los cambios en tu vida serán cada vez más positivos, te sentirás y te verás mejor, todo tu entorno se afectará de forma positiva siempre.

Palabras que debes eliminar de tu vida

Culpa

La palabra culpa no hace sentir muy mal, al culparte estás aceptando que hay algo malo en ti y te sentirás vacío, si o sabes que hiciste algo malo “no te culpes” solo repite estas palabras “me arrepiento de haber hecho eso” con esto estarás demostrando que no te comportaste de manera correcta pero no te minimizarás.

Fracaso

Los fracasos nos ayudan a crecer y son una oportunidad para comenzar de nuevo, no lo veas como un fracaso, míralo como una experiencia que te presento la vida de la que tienes que aprender, saca lo bueno de cada situación, alguna enseñanza te dejará.

Deber

La palabra deber la vemos como algo que tenemos la obligación de hacer, cambia la palabra “deber” por la palabra “querer” sentirás menos presión y harás las cosas con más amor y dedicación porque quieres no porque es una obligación.

Problema

En lugar de ver las cosas como un problema míralas como si fueran un reto, algo que vas a superar y que te va ayudar a mejorar, mejorar implica cambios y los cambios a veces duelen, pero no son del todo malos, hay dolores necesarios.

La próxima vez que pienses en estas palabras, de inmediato cámbialas por otras, haz de esto un hábito y seguro que vas a mejorar.